El arte de no hacer nada, para mejorar tu productividad, David Martinez Calduch de Soluciona Facil
David Martinez Calduch

David Martinez Calduch

🚀Social Selling y Digital Selling, Estratega Digital, Ponente TEDx, Escritor libros Ventas, LinkedIn Sales Navigator y Social Selling en Amazon, España y América Latina

El arte de no hacer nada, para mejorar tu productividad

El escribir este artículo, ha surgido de las experiencias que he ido recogiendo, de las formaciones de productividad que imparto en empresas.

Una carrera sin descanso

Estamos viviendo una obsesión, como si fuéramos Indiana Jones en Busca de la Arca Perdida, pero nosotros en búsqueda de la máxima productividad, y más allá de esa productividad, lo que se está buscando la sociedad, es el ser capaces de hacer cada vez más cosas, en la misma cantidad de tiempo.
Y todo esto con un auto castigo infligido por nosotros mismo, siempre pensando que no hemos hecho suficiente, o que deberíamos dedicar aún más horas y más tiempo para realizar más tareas, ampliando nuestro horario laboral e incluso días ¿fines de semana y festivos?.
Es muy importante ser productivo, y aprovechar al máximo las horas de trabajo, para así poder ejecutar la mayor cantidad de tareas importantes dentro de nuestra checklist.
Como yo explico en los cursos de productividad que imparto, sobre todo a empresarios y directivos que tienen un alto nivel de exigencia profesional, hay otros factores relacionados con la productividad, que son muy importantes, y que aunque parezcan antagónicos en la búsqueda de la productividad, en verdad son las que nos la van a potenciar más.

Piensas o solo corres.

Si pensamos un poco en nuestro que hacer de cada día, nos daremos cuenta que en verdad nos encontramos en una carrera de fondo, donde estamos la mayor parte del tiempo realizando carreras de sprint.
Yo me pongo delante del ordenador a trabajar, y para mí el tiempo se paró, cuando levanto la vista, han pasado 4 ó 5 horas. Todo en esta vida, tiene dos caras de la moneda. Es bueno ser productivo, pero también es bueno saber desconectar.
Lo que nos ocurre a la gran mayoría de personas, es que tenemos unas agendas de tareas tanto profesionales como de tareas personales, que se expanden hasta llenar y sobre pasar el tiempo que tenemos para poder realizarlas. Igual pensamos en nuestro sub consciente, que a más cosas tengamos apuntadas, y más rápido vayamos por la calle, a más prisa estemos todo el día de arriba a abajo, será mejor y mayor nuestra productividad.
Es como si, sino tenemos ese pressing continuo, es que no estamos dando todo de nosotros.

El arte de no hacer nada.

Para que uno de nuestros músculos más poderoso, sea capaz de hacer su trabajo y ayudarnos, necesita, paz, sosiego y tranquilidad. El cerebro.
Un cerebro todo el tiempo al 100%, donde solo va una una idea a otra idea sin parar, de una tarea a la siguiente, de forma estresante y casi compulsiva, no nos va a poder ayudar en lo que mejor puede hacer por nosotros.
Generar grandes ideas, resolver problemas, darnos cuenta de cosas.
No estoy hablando de tener tiempo para ti mismo, estar con tu familia, estar con tus amigos, todo eso es necesario e imprescindible.
Estoy hablando, literalmente de tener tiempo para no hacer nada. Nada no es ver la TV, no nos equivoquemos 😉
Una forma de implementar el hacer este “nada”, puedes hacerlo reservándote un tiempo para ti solo, por ejemplo para meditar.
En breve escribiré o más bien realizaré una invitación a mi blog para que nos expliquen de una forma práctica y sencilla como hacerlo.

Buscando tu tiempo y tu espacio.

¿Qué momento para ti sola vas a marcarte? Necesitas apuntar en tu agenda día y hora, sino, no lo harás. Es posible que en casa, con el marido, los hijos y la mascota, no tengas tiempo. Puedes ir a un sitio tranquilo para hacer este trabajo de no hacer nada, una biblioteca, una cafetería (que sea tranquila e incluso que esté lejos de tu casa, para que no te conozca nadie y no tengas que ir saludando a todo el mundo), un parque, una zona con naturaleza, etc…
Busca tu lugar o lugares, y sobre todo busca tus momentos, para ti. Y así, ese objeto muchas veces desaprovechado que tenemos sobre el cuello, empezará a hacer lo que debe hacer, ayudarte.
Te deseo muchos éxitos.

Comparte este artículo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar